Un poco más sobre mí

Hola, quiero empezar este blog con una presentación un poco más personal, para que me conozcáis.
Mi nombre es Rebeca, acabo de cumplir 33 años y nací y vivo en Medina de Pomar, una pequeña ciudad al norte de la provincia de Burgos, enclavada en la comarca de las Merindades, un paraíso para los sentidos, los amantes de la naturaleza y del patrimonio.


Desde pequeña siempre me interesaron las artes, me encantaba dibujar y pintar, cotillear libros con fotos de diferentes artistas, sentía curiosidad por cómo lo habrían hecho, por qué, en qué momento… hasta que esa curiosidad se convirtió en una pasión.


A pesar de que la vena de creación artística sigue conmigo (hago mis pinitos como artista textil), el paso del tiempo y la esencia que dejaba impresa en los objetos era algo que me llegaba al alma, así que decidí darle una oportunidad a la parte más técnica y menos creativa de las artes, la restauración, y di en el clavo porque no me arrepiento ni un segundo de esa decisión tomada, a pesar de las dificultades que te vas encontrando en el camino.

Dentro de este mundo de lo antiguo, de “lo viejo” y de las obras de arte que quieres que generaciones posteriores tengan el placer de contemplar me decanté por los textiles, no sé muy bien a qué se debió esa decisión, pero la vida entre mujeres que bordaban, hacían ganchillo, punto e incluso cosían creo que me marcó, y creo que también lo hizo el hecho de que los tejidos siempre habían sido “cosas de mujeres” y que ya era hora de ponerles voz, haciendo ver a las generaciones futuras que las faldas, los encajes, el ganchillo, la costura, los bordados… no son cosas de chicas, sino que forman parte de nuestra identidad cultural como mujeres.

Estudié conservación y restauración en la Universidad del País Vasco y me especialicé en los tejidos durante mi periodo Erasmus, gracias a la oportunidad que me brindaron mis dos profesoras de Abadir, una academia situada en un monte al lado de Palermo. Esa experiencia me cambió, me hizo ver las cosas de otra forma, creo que me cambió la vida.


A pesar de “haber visto mundo” mi curiosidad sigue siendo la misma que la de aquella niña, por lo que he acabado formándome en Educación y Museos y en la actualidad en Diagnóstico del Estado de Conservación, además de investigando sobre Patrimonio Artístico.


Así puedo resumir mi trayectoria y como he llegado hasta el punto donde nos encontramos ahora, si queréis conocerme un poco más iré colgando mis trabajos y colaboraciones en el apartado “Trabajos” de esta web para vuestro disfrute y para saciar esa curiosidad.
Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *